¿Es importante la movilidad de todos los dedos?

Artículos itrazos

Más importante, es entrenar los dedos desde el principio.

En la escuela sí, pero en casa también.

Piensa si tienes 5 dedos y otros 5 en la otra mano. Quien los tenga todos.

Piensa imaginando como si cada dedo produjera 1 conexión en tu cerebro, por ejemplo.

Piensa que cada dos, producen otra. Por ejemplo al unir los dedos pinza de la mano con la que escribes. Y cada uno de estos dedos con cada una de las otras combinaciones, entre ambas manos, produce otras tantas conexiones más. Y así…

Ya van unas “cuantas” con las que perdemos la cuenta pero sabemos que son muchas y podrían haber más, si el dedo está recto, si empuja, si gira, etc. y un largo etc.

Piensa ahora que usas “Sólo” los dedos pinzas y “Sólo” los de la mano con la que escribes. Durante más tiempo que lo que haces las otras conexiones neuronales, si las hicieras.

Pues nos perderemos unas cuantas posibilidades y evoluciones.

Hace unos 9 meses, he comenzado a trabajar una hora a la semana, en un Aula Enclave, de una escuela cerca de mi casa. CEIP La Hubara. En Puerto del Rosario.

La idea por la que me llamaron, era aplicar mis ejercicios con la otra mano, desde el Programa Hemisferios itrazos. Fui a conocerles y me quedé enamorada del grupo.

Para mi sorpresa, comencé a ver que había una dificultad previa e intenté pensar algo para resolverla primero.

Como decía antes, he notado escasa habilidad en las manos. Incluso en la dominante. Pero hablando más específicamente de los dedos. Como si faltara una conciencia de que “hay un montón de dedos para usar”. Como si faltara alguna conexión. Pero observando entre las demás características, como algo con lo que no podría iniciar el programa tal como estaba siendo usado hasta el momento.

Apenas hay habilidad en los dedos “pinza”.

Esto me llevó a pensar en unos ejercicios para hacer que se muevan los dedos, caminando por la mesa, pero sobre una hoja. Para conducir recorridos, tacto y posturas. Con todos los dedos posibles. Hice primero unos puntos como pequeños círculos rellenos a lápiz, de unos 5mm. repartidos en una hoja.

Varias páginas con diferentes distribuciones de estos puntos de 5mm. En colores, siguiendo formas, caminos, recorridos en pares de dedos, etc.

También para trabajar más el tacto, hice sobre una base de trozos reciclados de mi trabajo, con los rótulos, de cartón pluma, puse pegadas unas tapas de reciclado, de botellas de plástico, del mismo color en una, de varios en otra, de diferentes tamaños, y así. Con distintas composiciones para diferentes objetivos en conjunto para caminar con la yema de los dedos sobre las bases. Sobre la mesa de trabajo del aula.

Y también me puse a pensar movimientos para que con sus manos en las mías, me siguieran a mover los dedos como los movía yo. o yo como ell@s.
Cuando tuve una lista y los probé durante algunos encuentros. Unos días después, vi que ya había ejercicios en internet para las manos, con múltiples aplicaciones. Parecidos a los que había planteado. 

Entonces seguí trabajando más emocionada e ilusionada por estar llegando a caminos por donde me llevan mis manos, sin haber pasado antes por el conocimiento, sino mediante la exploración, la observación y la intuición.

Cuando volvía a verles “ los viernes”, lo que más me emocionaba era el contacto de mis manos con las suyas. Con cada un@ de ell@s, es diferente. Siempre trabajé con las manos, pero con las mías. Hacíamos ejercicios con los dedos, cada uno con sus dos manos, pero también en parejas incluso conmigo de pareja. Me emociona hasta escribirlo y volver a leerlo.

A todo el juego de ejercicios previos a los de Hemisferios, les he llamado: “Huellas itrazos”
Porque tuve que sentarme a pensar y elaborar.

1- Ejercicios en papel para mover los dedos desde las “huellas”, o yemas, de los mismos.
2- Ejercicios con las tapitas recicladas, sobre una base de cartón pluma.
3- Y otros de mover los dedos con sus manos y las mías y entre todos y todas.

Y algunas variantes que están en pensamiento, y otras escritas a mano en mis notas, hasta que acabe de elaborarlas, plasmarlas y probarlas.

HUELLAS, es una experiencia MUY sensible, un momento de SERENIDAD increíble.
Tanto por su parte como por la mía. Un vínculo de unidad que me conectaba directamente. Aunque parezca de más decirlo. No sé bien cómo explicar estas sensaciones de trabajar con sus manos.
Manos con delicadeza y poca fuerza, casi inmóviles en algunos casos. Y en algunos dedos. Pero manos con mucha sensibilidad a otro nivel. Mucha ternura. Movimientos casi buscados con la intuición.

SENSACIONES que vuelven a mí, sólo recordando aquellos momentos en el aula.
Cuando empecé estos ejercicios, me pasaba la semana esperando los Viernes.
Para volver a sentir eso. Y salía de allí, entraba en mi otro trabajo y me costaba un rato olvidar de lo que venía.

Por supuesto que he reconocido un privilegio cada día que volvía.
Espero que sigamos trabajando, porque ahora este tiempo hemos vuelto a desconectar, a desentrenar. Habrá que volver a empezar.

Va mi agradecimiento a quien me llamó, por confiar en el programa. Pero más aún porque al acercarme, he encontrado más: Maestros y maestras más pequeñ@s que yo, que me han mostrado el camino para llegar a “Huellas”. Que servirá para los demás niños, porque es para todos. Desde infantil, si fuera posible.

La movilidad es lo más importante para lograr las NUEVAS CONEXIONES NEURONALES. Gracias a la Escuela de La Hubara, por la oportunidad de la observación.

Luego de ver esto. y con la misma importancia:

Probé los mismos ejercicios de movimiento de dedos, desde el tacto de unas manos con otras, en mi clase con los mayores. Porque me gustó la sensación.

Y para mi sorpresa nuevamente, observé las mismas dificultades.

Y eso que llevo con ell@s 5 años en este proyecto y el triple de años desde la pintura y no lo había notado. Porque también usamos casi siempre, los dedos “pinza”. Y de una sola mano.

Por esto, empecé a trabajarlo con l@s mayores también. A quienes TAMBIÉN LES SORPRENDIÓ gratamente. Decían que lo necesitaban. Y que no se habían puesto a pensar que había una falta de coordinación entre sus dedos.

Este proceso también se ha detenido.

Con este grupo costará más porque a pesar de mandarles ejercicios, estar más o menos presente por vídeos, llamadas, mensajes, lecturas y ejercicios visuales, auditivos, etc. lo que falta es la presencia del/a coach. El fedback. La respuesta, La conversación. El saludarse y contarse cosas. El ver cómo lo hace uno y el otro. El contacto. El grupo físico.
En casa es poco probable. Todo es diferente.

Los niños están más acostumbrados a este mundo virtual.

Empezaremos de nuevo.

Puede interesarte:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compra!

Cuaderno de ejercicios en formato eBook

Archivo del blog

Categorías

¡Hola!
soy Dori

Acompaña nuestro proyecto al día en el blog.

¿Tienes dudas? ¡contacta!

Móvil 636 50 20 08

Mi blog personal

Tierra de siena
Dibujos, libros, pinturas, pictogramas... ¡visítalo!

Patrocinador

Crearte digital

crearte.com.es

Colaborador

Laura Gariglio

lauragariglio.com
Translate »
Share This
Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué puedo ayudarte?